Ciencia versus videncia

En el artículo anterior: “La pregunta del millón” vimos que hay dos tipos de juegos de casino, los muy predecibles y los pocos predecibles. Hoy le daremos un repaso a los juegos predecibles.

La ciencia del juego.

Aun cuando el resultado de lanzar dos dados es aleatorio, hay unos resultados que aparecen más veces que otros, hay una sola combinación que sume 2, 3, 11 o 12, hay dos combinaciones que suman 4, 5, 9 o 10 y hay tres combinaciones que sumen 6, 7 u 8.

Esto quiere decir que si usted apuesta a que sale 6 tiene más posibilidades de ganar que si apuesta a que sale 2, en realidad tiene 3 veces más posibilidades de ganar, por lo que una estrategia ganadora al lanzar un par de dados sería apostar siempre al 6, 7 u 8 y nunca al 2, 3, 11 o 12.

Por desgracia para usted esto también lo saben los casinos, así que lo único que tienen que hacer es compensar los premios, es decir pagar más a aquellas jugadas que son menos probables y menos a las que son más probables.

Algo parecido pasa con la ruleta, son 36 números más el cero, y si usted apuesta a un número le pagan 35 y si sale el 0 no le pagan a nadie. Vamos a suponer que hay suficientes jugadores para que en cada ronda se jueguen siempre todos los números. Y vamos a suponer que se juegan 37 rondas, en un experimento ideal las leyes de la estadística afirman que en cada jugada habría un ganador, en las 36 primeras rondas la banca recibe 36 monedas y le devuelve 35 a un jugador, en la última ronda sale el 0 y el casino se queda con todo.

Se habrán puesto en juego 37 x 36 = 1332 monedas, el casino se queda con 72 monedas y 1260 cambian de dueño. El casino siempre gana, algún jugador gana y todos contentos.

Los juegos con un nivel de azar y una predictibilidad similares a los dados o a la ruleta no tienen estrategias ganadoras. En primer lugar el nivel de azar impide tener la más mínima pista sobre el siguiente resultado, y el nivel de predictibilidad (relativamente pocos resultados finales) hace que los casinos sean siempre los ganadores a la larga.

En este tipo de juegos la única estrategia es la videncia.