Cómo te lo cuento? 2ª parte

En la primera parte de este artículo vimos como empezar a jugar al blacjack, usando la estrategia diseñada por el señor Thorp en 1962.

El simple descubrimiento que hizo Thorp fue que las cartas pequeñas favorecen las jugadas del crupier, mientras que las altas favorecen las jugadas del jugador. Todos los sistemas de conteo de cartas se basan en esta premisa.

Siguiendo el HILO.

El sistema HILO (alto / bajo), que es uno de los más populares, se basa en dividir las cartas como sigue:

  • Cartas altas: 10, J, Q, K y As.
  • Cartas neutras: 7, 8 y 9.
  • Cartas bajas: 2, 3, 4, 5, y 6.

Siguiendo la lógica establecida por Thorp cada vez que aparece una carta baja queda una menos por jugar y las cartas restantes se vuelven un poco peores para el crupier. Por el contrario si aparece una carta alta las cartas restantes se vuelven un poco peores para el jugador.

Así cada vez que sale una carta baja se suma 1 a una cuenta, mientras que si sale una carta alta se resta 1 a una cuenta.

Al final de cada mano, tendremos una cuenta final que nos indicará si las cartas restantes nos son favorables o no, en caso de que lo sean deberemos subir la apuesta, en caso contrario deberemos bajarla o simplemente no jugar.

¿Y funciona?

Solo le puedo decir una cosa al respecto, que no le pillen contando cartas, en ciertos casinos si lo hacen, lo “invitarán” amablemente a dejar el recinto y no le dejarán volver a entrar.

¡Ah! y no olvide resetear su contador cuando se barajen las cartas de nuevo.